sábado, abril 22, 2006

V de Vendetta: Comic y película

EL COMIC:

En 1981 el guionista británico de comics Alan Moore comenzó a escribir la que sería una de sus más famosas obras, V de Vendetta. En ella, exponía, con cierta ingenuidad, la profética visión de una Europa post-nuclear, consecuencia directa del presente que estaba viviendo. La profecía, siete años después, parecía cumplirse con la llegada de la dictatorial Margaret Thatcher al poder en Reino Unido. Moore escribió para entonces un escalofriante prólogo a su obra, relacionado íntimamente con el triunfo del Partido Conservador, cuando siete años antes había sufrido una ominosa derrota.
El comic, o novela gráfica, o como diablos quieran llamarlo, es la historia de una Inglaterra dictatorial, gobernada por un líder absoluto, Adam Susan, hombre introvertido, intrínsecamente violento, enamorado secretamente del ordenador desde el que da órdenes a las diferentes instituciones de su decadente Estado. En medio de la devastación moral del país, consecuencia del poder y su tendencia al orden social a toda costa, surge un misterioso anarquista disfrazado, V, que volará diferentes edificios representativos de Inglaterra y cundirá el pánico entre las altas esferas del país. Tras una máscara de Guy Fawkes, un sombrero de ala ancha, una capa, guantes y peluca se esconde un personaje que no es más que un símbolo del afán de libertad absoluta que todos guardamos en nuestro interior: del anarquismo, al fin y al cabo, como modo total de justicia y libertad, única forma de liberar a los individuos de la alienación y cosificación que el sistema ejerce sobre ellos.
Es este V un individuo de pasado misterioso, aires teatrales, amante de las artes, cuya verborrea constante y culta abunda en citas literarias, desde Shakespeare hasta Dumas. Todos sus actos están perfectamente estudiados y parecen sucederse como si el destino estuviera escrito, lo que aumenta el carácter simbólico de la obra. La historia se complica cuando V rescata a Evey, hija huérfana de dos activistas políticos desaparecidos en los campos de concentración que pocos años atrás Inglaterra tenía activos. Apunto de ser violada por varios hombres pertenecientes a un cuerpo de policía cuyo poder sobre los individuos ajenos a él es ilimitado, V la salvará y la llevará a su particular guarida: un abandonado subterráneo donde conserva todo el arte que el gobierno se encargaba de perseguir y destruir (posible referencia al Fahrenheit de Bradbury), además de flores en peligro de extinción, posters, etc.
Evey será la espectadora de los intentos de V por llevar la anarquía a Inglaterra, pero poco a poco se verá cada vez más inmiscuida en sus actos: para Evey, V será la desaparecida figura de su padre; en su corazón se mezclará el cariño y el odio, y será quien cuestione los actos violentos del protagonista.
Esta, que quede claro, no es una historia cursi en que una niña le enseña a un señor que la violencia es mala, mala, mala. No. Si algo abunda en V de Vendetta es la complejidad y la ambigüedad moral.
Así, asistiremos a un espectáculo que es, principalmente, un canto al anarquismo, pero también una historia coral de personajes en medio de una situación especialmente adversa (Porque no, no son V e Evey los únicos protagonistas), un juego de víctimas y verdugos (papeles que se intercambian en momentos puntuales) y una reflexión acerca de la lucha contra la injusticia, la soledad, la pérdida, la venganza, el poder, el ideal y el sentido final del arte.
En esa galería de complejos personajes, perdidos en unas circunstancias hostiles, nos encontraremos a una mujer maltratada por su marido, un policía amargado, marcado por trágicas circunstancias, un tirano violento y retraído, etc.
No hay que sacar de contexto la utilización de la violencia en el comic ni que se transforme en héroe y símbolo de la libertad a un terrorista: que el mundo ha avanzado y mejorado, en muchas ocasiones, mediante revoluciones violentas, es algo indiscutible e inevitable en la lucha de los pueblos por conquistar sus derechos. Pero los actos de V, en algunos casos especialmente crueles, no deben verse más que desde una perspectiva romántica y poética; la muerte acaba alcanzando a aquellos que cometieron, impunes, crímenes terribles. No se trata más que de una forma de lirismo. No es, en absoluto, este comic, una oda a la venganza.
El dibujo de Lloyd es bastante acertado; sin llegar al nivel del detallado clasicismo de Gibbons, un logrado juego de claroscuros y un sobresaliente dibujo de los personajes logran ponerse al nivel del enorme guión de Moore, lleno de metáforas, simbolismos y dobles sentidos. Y es que si algo no se le echa en falta en V de Vendetta, es una profundidad inconmesurable, estar medida, cada viñeta y palabra, al milímetro. Narrada con precisión, los acontecimientos van sucediendo como si una fuerza superior los ordenara.
Vamos, poco que ver con la película.



EL FILME:

El recién estrenado director James McTiegue y los hermanos Wachowski (Odiosos perpetradores de esa saga abominable que es Matrix) se encargaron de adaptar el comic a la gran pantalla. Hace pocas semanas, España sufrió su estreno.
Alan Moore se cabreó mucho porque los hermanos "prodigio" se cepillaron, en buena parte, la fuerte carga anarquista del comic, además de haber depurado o anulado muchas de sus escenas más lúcidas dramática e ideológicamente hablando.
V de Vendetta película tiene poco que ver con V de Vendetta cómic. Desde su estética, algo sosa y tópica en ocasiones, de rasgos contemporáneos, hasta la definición del propio protagonista, que de símbolo anarquista es convertido en un terrorista enamorado y con remordimientos (sic). Por supuesto, estoy de acuerdo con que la peli es una adaptación, y que los autores pueden tomarse todas las licencias que quieran para trasladarla al celuloide. Pero en este caso, parte de la esencia del comic es destruida, y los personajes, simplificados o tergiversados: Adam Susan pasa a ser el típico líder fascista cobarde y chillón; Finch, de policía amargado y profesional en el comic, termina siendo el típico poli bueno que se identifica, finalmente, con la causa del protagonista. El personaje de V, a pesar de los sacrificios que se han hecho en aras de la comercialidad, conserva su aura romántica y la subyugante atracción que provoca en el espectador.

V de Vendetta película, a pesar de guardar un desarrollo muy similar a la obra original, tiene un desenlace mucho más cerrado y rotundo. Mientras en uno, Inglaterra, de un día para otro, derrota toda las adversidades y parece llegar a un estado de utópica paz (muy capriano lo de los militares bajando las armas), en el otro, el gobierno cae y se abre un horizonte a la anarquía, pero la lucha no termina: ahora al hombre le toca asumir la responsabilidad moral de ser su propio jefe.

Además de esto, hay un añadido muy efectivo e interesante: a los campos de concentración, matanzas y experimentos del gobierno, se añade en la película la historia de un virus biológico de extraño origen, que exterminó parte de la población inglesa en un pasado tristemente reciente para los protagonistas. La investigación por parte del "poli bueno" Finch sobre los orígenes de este virus, le da a la película un muy acertado toque de intriga. Otro pleno es aquella parte que no sucede en el comic tal como lo cuentan, en que nuestro poli preferido empieza a dilucidar que todo lo que ocurre parece seguir una estela prefijada, y comienza a vislumbrar proféticamente el futuro de Inglaterra bajo el poder destructor/constructor de el terrorista V.

Mucho menos poético, aunque potable, es el desenlace con la gente disfrazada de Guy Fawkes, arrebatando el poder a los tiranos que les sometieron. También la súbita adhesión total a la causa por parte de Finch, o la incoherente inmolación del protagonista: su muerte en la novela gráfica atiende a la perpetuación del poético ciclo que inicia con su primer atentado; Evey ahora será V, y se encargará de construir el futuro (La Tierra de Haz Lo Que Quieras) sobre los cimientos de lo que el misterioso terrorista destruyó. Sin embargo, en la película, ¿por qué V se deja matar? Al destruir el carácter simbólico del protagonista, pastelizarlo hasta llevarlo al enamoramiento, el sentimentalismo más patético y los remordimientos: ¿qué sentido tiene su pretensión de "morir"? ¿La humanidad ya está preparada para afrontar su futuro?¿No necesitará otro V que los incite a construir sobre lo destruido?. No es muy coherente, no.

A pesar de sus diálogos, a veces bastante forzados y pretenciosos, una escena pseudo-cómica que se sumerge en las profundidades de lo ridículo, una hortera pelea final a cámara lenta con música cañera de fondo y una simplificación absoluta del laberíntico comic, nos encontramos ante un producto indudablemente entretenido, con un buen uso de la acción (exceptuando la citada última escena, que parece una copia de Zatoichi (idem, 2003)) que mezcla con bastante acierto la comercialidad pura y dura con una carga política e ideológica que sin duda generará polémica por su valentía. En todo caso, una película que funciona bien como entretenimiento a la vez que reflexiona sobre asuntos de alarmante actualidad. Mención aparte merecen dos escenas de una fuerza estremecedora: la explosión que vuela el parlamento por los aires (al ritmo de Solennelle 1812 de Tchaivkosky). Evitando las comparaciones con el original, podemos estar hablando de una muy digna película.

15 comentarios:

La Emperatriz dijo...

Me ha encantado. Creo que está brillantemente escrito. Y cuanto más me cuentas sobre V de Vendetta (el cómic) más me apetece leérmelo. Pero creo que esperaré al verano, a ver si consigo acabar primero La Celestina.
Un saludo.

Horrorscope dijo...

Imagino que la película será como usted dice (tampoco tengo muchas ganas de verla, la verdad). Genial análisis, enhorabuena.

Dostoievski dijo...

Gracias a ambos por los comentarios.
La peli es digna. Entretenida. Tampoco va a cambiar tu vida por verla. Pero quizás sí por leer el comic... .
Besos pa´los dos.

Sandra dijo...

Es cierto que el guión es estupendo y a medida que se va leyendo el cómic se comprende el comportamiento de V, que al principio parece inaceptable. Pero, según mi parecer los dibujos no son muy acertados, excepto el del personaje principal; aunque las luces y sombras las maneja muy bien el dibujante, el personaje de Evey deja que desear. Tus palabras son joyas, Dostoievsky.

Kill James Cameron dijo...

Muy bueno tu post, pero no puedo secundarlo con una opinion, ya que son completamente desconocidos para mi tanto el comic como la pelicula. Aunque no dudo de que la autoria de Moore supere a la de los Wachowski.

gordo cabron dijo...

por crom...
tienes bastante razón: alan moore es dios y V su profeta.
Vi la pelicula, y vamos, no esta mal, pero es una patada en el orondo culo de un guión maravilloso.
Por eso no qiero ver From Hell, más vale mooreen mano que cientos volando

Roski dijo...

Muy bueno su artículo. Estoy de acuerdo en casi todo.

http://historiaparticular.blogspot.com/

Raindog dijo...

De la pelicula no se nada, y si lo supe lo olvide, del comic se un poco menos. A ver, lo unico que se es que la persona ke regenta este blog,impoluto y acogedor blog hay ke decir, es un tipo excelente y no solo por lo ke es en este momento(ya bastaria) si no por lo ke ha de ser, y lo ke ha de ser sera.
Amigo, desde mi hermetico sepulcro, aislamiento y huida necesaria pero absurda, te agradezco ke mantuvieras en tu memoria el eskeleto inutil y reseco ke me representa. Ningun merecimiento he hecho para tan alta recompensa, el encontrar un corazon tan generoso es mi suerte.
Muchas gracias de todo corazon, aki un pobre paleto para lo ke su señoria kiera mandar.

Anónimo dijo...

PLEASE! RECORRÍ TODO BUENOS AIRES BUSCANDO EL COMICS(LIBRO) " V DE VENDETTA, NO LO CONSEGUÍ EN NINGUNA LIBRERIA. ALGUIEN PODRÍA DECIRME DÓNDE LO PUEDO COMPRAR?... EN ESPAÑOL O INGLÉS, NO IMPORTA. GRACIAS!!!

NAIR...

Anónimo dijo...

considero que eres un imbecil, en primer lugar es adam sulter no susan, si tienes el comic por que no lo verificas?
y en segundo, tomando en cuenta la mierdera capitalizacion del mundo y que la pelicula se hizo en una de las casas mas comerciales de todo hollywood el hecho de que al final te den ganas de salir a incendiar la camara de diputados es bastante decir.
analiza algo, el comic es tecnicamente imposible de conseguir, y la pelicula estuvo escasa semana en los cines menos conocidos, eso no te dice nada? no quieren que la veamos, asi como no quieren que pensemos, y aun asi tu piensas, que una pelicula que logra poner en ese plan a los jodidos putos del gobierno es chafa, pobre en dialogos, o comercial???
no digas mamadas cosas como esta joya de celuloide se deben de apoyar no de minimizar y menos en la libre y poderosa internet, tu blog deberia de dar ese mensaje, el que da la pelicula, el mundo es una mierda, hay que hacer algo, y ya!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

mi sobrenombre es pepenas

Þåndø®å dijo...

Muy buen resumen. Acabo de leer el comic y te encuentro la razón en casi todo. Por cierto, también Evey me pareció un personaje muy trastocado en la adaptación.
En fin, sólo cambia el "Susan" por "Sutler" y todo bien xD!

¡Saludos!

Anónimo dijo...

Como casi todo lo de Alan Moore, precioso trabajo. Y en particular éste es uno de sus más influyentes, aún hoy día. Hace poco se ha publicado una novela gráfica que se declara “todo un homenaje a V de Vendetta” y realmente recrea parte de ese ambiente en una historia diferente. Para más señas, “Máscaras”, de F.Menor.
Gran comentario.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Raindog, pues te tengo que decir que el comic esta en internet, lo podes descargar completo en este post

http://www.taringa.net/posts/comics/15702300/V-de-Vendetta---Comic-1---10-mediafire.html

FireArch dijo...

Se llama susan... Sulter es solo en la pelicula