viernes, septiembre 30, 2005

Óleo de mujer con sombrero

Una mujer se ha perdido
conocer el delirio y el polvo,
se ha perdido esta bella locura,
su breve cintura debajo de mí.
Se ha perdido mi forma de amar,
se ha perdido mi huella en su mar.

Veo una luz que vacila
y promete dejarnos a oscuras.
Veo un perro ladrando a la luna
con otra figura que recuerda a mí.
Veo más: veo que no me halló.
Veo más: veo que se perdió.

La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias, se quedan allí.
Ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar.

Una mujer innombrable
huye como una gaviota
y yo rápido seco mis botas,
blasfemo una nota y apago el reloj.
Que me tenga cuidado el amor,
que le puedo cantar su canción.

Una mujer con sombrero,
como un cuadro del viejo Chagall,
corrompiéndose al centro del miedo
y yo, que no soy bueno, me puse a llorar.
Pero entonces lloraba por mí,
y ahora lloro por verla morir.

Silvio Rodríguez.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Your blog is great If your are interested in weddings check this wedding flowers wedding wedding flowers

Horrorscope dijo...

Estamos en paz. Conocía a Rodríguez, pero no conservo el recuerdo de haber leído algo suyo. Tampoco conservo bien el recuerdo de haber oído su música, pero no dudo en que lo haya oído.
Todo un poema, sin comentarios, un paseo por la mente de este señor, por los arrabales del deseo y ticket hacia nuestras fantasías de forma extraordinaria, desde mi punto de vista. Ah, el cuadro cojonudo también.

Saludos y ha cuidarse.